Centro Cultural Alumine
/

  • FEDERICO MARINO
  • FEDERICO MARINO
  • FEDERICO MARINO
  • FEDERICO MARINO
  • FEDERICO MARINO
  • FEDERICO MARINO

Centro Cultural Alumine

Sobre un predio de 26.000 m2 situado al borde del Río Alumine, el nuevo Centro Cultural, se presenta como una única pieza urbana compuesta de dos vacíos interconectados capaces de albergar las actividades de los talleres y el salón de usos múltiples. Un contenedor levemente desplazado sobre el otro, origina el acceso al Centro y el patio de expansión de los talleres/aulas hacia el parque. De franca orientación norte-sur el centro cultural deja espacio para las expansiones del propio edificio hacia el parque y un sector de servicios/estacionamientos hacia el sur del predio.

Los límites se completan sobre la totalidad del borde este del terreno con la presencia de un dique artificial, sobre el borde oeste la pronunciada pendiente del predio y finalmente el Centro Cultural que adquiere su mayor altura hacia el parque, confiriéndole un cambio de escala urbana al complejo.

El dique artificial tiene la función de dar límite al vacío urbano generado, recibir las aguas provenientes de la parte superior del terreno y de lluvias y conformar un reservorio de agua para la utilización del riego y el servicio contra incendios.

Sobre el borde contiguo al patio se disponen los talleres en relación directa con el propio patio y el parque. Los talleres funcionan como espacios flexibles de exposiciones mediante sus tabiques móviles que incorporan la circulación y el espacio exterior.

El mismo patio/terraza sirve de expansión de exposiciones y futuras ampliaciones del Centro Cultural mediante la incorporación de módulos de talleres al volumen existente.

El vacío que contiene la función de usos múltiples bordea el dique artificial relacionándose directamente con el parque como superficie de expansión y respaldado por el núcleo de servicios del complejo. Sanitarios con acceso desde el foyer, vestuarios en el subsuelo y salas de proyecciones y traducciones en el entrepiso conforman el único volumen de servicios del edificio que centraliza todas sus instalaciones.

La superficie destinada a circulación se presenta como un solo espacio que recorre el edificio entre su sector sur (puente de acceso) y el sector norte (terraza de expansiones) brindando un recorrido continuo al complejo e incorporando superficies exteriores diversas al espacio interior, por un lado la situación puente de acceso como fondo del foyer del SUM, y por otro el patio de exposiciones en relación directa con la circulación y los talleres.

Un solo material conforma el cerramiento principal del complejo, un sistema de termopaneles compuestos de chapa de aluminio anodinada de oscuro color rojizo y espuma de poliuretano en su interior, sirven de cubierta (de única pendiente) y cerramientos verticales lo cual dota al complejo de una fuerte identidad y unidad a su vez que proporciona situaciones de reflejos del paisaje circundante con sus diversas fluctuaciones a lo largo del año, al tiempo que contribuye a reducir el impacto visual del mismo. Sistemas de dobles vidrios herméticos completan el cerramiento del edificio y colaboran a la reducción del consumo de energía durante los meses de funcionamiento críticos.


Proyecto: 
Federico Marino, arq.
Colaboradores:
Matias Llere, Sebastian Cipolloni.
Asesores:
Estructuras: Ing. Stescovich.
Inst. Sanitaria: Arq. Beverati.
Inst. Electrica: Ing. Ansaldo.
Inst. Termomecánica: Ing.Gaviño / Ing. Nieto.
Paisajismo: Ing. Gonzalez.

Anterior
Siguiente
FEDERICO MARINO