Escuela de Música de San Juan
/

  • FEDERICO MARINO
  • FEDERICO MARINO
  • FEDERICO MARINO
  • FEDERICO MARINO
  • FEDERICO MARINO
  • FEDERICO MARINO

Escuela de Música de San Juan

Interpretamos el parque 25 de mayo como un vacío en el tejido urbano dentro  del cual algunos edificios exentos se leen como elementos objetuales de formas claramente identificables que generan diferencias espaciales a su alrededor. Lo cual nos lleva a crear una continuidad de ese vacío hacia nuestro predio, y configurar nuestro edificio como un elemento mas, desplazado hacia el borde adyacente al cementerio que sirve de remate y a la vez límite norte del parque, poniendo énfasis en el valor del sitio abierto como paisaje, y de la edificación como un primer telón neutro, acompañando y a la vez reemplazando el actual  muro del cementerio como límite y, ya en el horizonte a modo de un último telón de fondo, los picos de los cerros.
 
A menor escala, el espacio vacío dentro del predio, genera un parque cultural que comunica el auditorio Juan Victoria con el nuevo Complejo Artístico Cultural objeto de este concurso, generando una tensión entre ambos, y una escala mas acotada en vista de las viviendas perimetrales.
La explanada de acceso al complejo se encuentra en la esquina de las calles Ameghino y la nueva calle proyectada. Esto genera dos puntos diferenciados de acceso público al predio, permitiendo que el espacio intermedio sea específicamente de esparcimiento verde, y evitando congestionamientos de tránsito vehicular si fueran accesos coincidentes.
La ubicación del edificio en el flanco Este del predio propone otras diversidades espaciales en el resto de sus lados: hacia el norte brinda una cara neutra en vista de la iglesia en construcción, hacia el lado que linda con el cementerio, en la esquina NE generamos un área acotada y de pequeña escala, que cumple una función de servicio, estacionamiento vehicular y abastecimiento, y que se continúa mediante una arboleda, como espacio verde lineal para la visual de las aulas.
En la cara sur generamos una continuidad funcional del edificio: el bar escolar, acotando un subespacio verde, de escala barrial en contigüidad con el parque y fleje entre éste y el lateral del auditorio.
La vegetación existente se mantendrá, y se plantarán nuevas especies sobre el borde de la calle Maipú, de manera de reforzar la idea de continuidad y remate del parque mediante hilera de árboles que soporten un nivel alcalino con un PH medio igual o mayor que 8, tipo casuarina cunninghamiana y eucaliptos, de gran velocidad de crecimiento y con especies autóctonas como algarrobos (blanco y dulce), chañares, tamarindos, y arbustos tipo retamo, tuscas, jarilla pichana y pichanilla, chilca dulce y amarga, palo azul, albaricoquillo, zampa, adscribiendo a la cualidad conservacionista del medio ambiente que caracteriza el cuidado por la gran riqueza natural de San Juan.

Proyecto: 
Federico Marino, arq.
Asociado:
Nicolas Pinto Damota, arq.
Colaboradores:
Pedro Peña Lyllo, Martin Cosenza, Estanislao Gutierrez Arranz, Malena Canale, Matias Llere.
Asesores:
Estructuras: Ing. Poggi.
Acustica: Gustavo Basso, Ing. Haedo.
Inst. Sanitaria: Arq. Beverati.
Inst. Electrica: Ing. Ansaldo.
Inst. Termomecánica: Ing.Gaviño / Ing. Nieto.
Paisajismo: Arq. Foranitti Amina.

Anterior
Siguiente
FEDERICO MARINO